Tu Boda. Un momento, un sentimiento, un instante.


¿Que más puedo pedir como profesional y como persona, que tener la oportunidad de ser participe de un día tan especial en la vida de una pareja como el día de su boda?

Poder sentir de cerca vuestras lagrimas y sonrisas, sentir con piel de gallina el amor a tan solo unos pasos, y que me deis la oportunidad y la confianza de captarlo tras mi objetivo para que lo recordéis siempre, provoca que mi corazón sea más grande cada día llenándose de cada una de esas imágenes que me hacen crecer como persona cada momento, cada boda…

Pues bien, aquí os dejo una pequeña muestra del trabajo realizado estos años, donde he tenido la gran suerte de contar con parejas excepcionales que no solo me han dado la oportunidad y la confianza de ponerse en mis manos un día tan importante como el día de sus bodas, sino que han conseguido mantener en mi las ganas y la ilusión de seguir luchando cada día por mi profesión. Gracias a todos, por ello y por seguir ahí, gracias especialmente a aquellos que a ciegas se pusieron delante de mi cámara cuando empezaba, creyendo en mi y en mi amor a la fotografía como aun lo hacen.